+54 9 351 7915 221
Envío GRATIS, a partir de $2999
  • 0
Envío GRATIS, a partir de $2999
+54 9 351 7915 221

Relación entre precio y efectividad


Compra lo mejor y solo llorarás una vez. Esta máxima resume en pocas palabras el gran dilema de la cosmética: cuánto deberíamos pagar por una buena crema, o, lo que es lo mismo, dónde empieza la ilusión y dónde la efectividad. El arsenal que existe en la industria de la belleza para luchar contra el envejecimiento y conseguir una buena hidratación de la piel es abrumador y, antes de comprar, conviene saber qué es lo que uno está pagando. ¿Es cierto que gastar más de 500 pesos en una crema es tirar el dinero? ¿O, por el contrario, los efectos de un cosmético de lujo son más visibles? Para resolver el misterio sobre la diferencia real entre una crema de $500 y una de más de $1000  hablamos con dos dermatólogas para que nos expliquen si precio y efectividad están relacionados, cuánto dinero invertirían ellas en una buena crema y cuál es el ingrediente que rechazarían de inmediato.
 

 

¿Cuál es la diferencia entre una crema de 500 pesos y una de más de 1000?

En el mercado encontramos hidratantes por poco más $500, e hidratantes de más de $1000. ¿Cómo es esto posible?

“En cuanto a los precios, en una crema se pagan varios factores: la investigación que lleva detrás, la calidad de sus ingredientes, la concentración de los principios activos pero también la seguridad de las certificaciones de la marca, su prestigio y su imagen”, nos explica la doctora Mª Purificación Espallargas, directora de Clínica de Medicina Estética. La relación entre precio y efectividad no siempre es directa, pero esto tampoco significa que no exista. “No siempre lo más caro es lo mejor. Todo depende de lo que busquemos y de nuestras necesidades”, añade. Así que el precio no debería ser nunca el factor de decisión ante la compra de una crema.

La regulación cosmética asegura que sean productos testados, con ingredientes seguros y que no presenten problemas de intolerancias. No obstante, existen muchos laboratorios de cosmética con potentes planes de I+D que investigan y lanzan nuevos ingredientes con estudios que avalan su eficacia y sus resultados en la piel tanto en cultivos celulares como ya en personas voluntarias que los prueban antes de su salida al mercado”, puntualiza.

 

¿Cuánto dinero invertiría una dermatóloga en una buena crema?

Desdibujada la barrera del precio como factor exclusivo de la calidad, los expertos en dermatología apuntan a otra manera de distinguir una buena crema de otra ineficaz. “No podemos pretender que algo sea efectivo si no lleva ingredientes de calidad, esto nos lleva a que no se podria tener un producto de buena calidad a un muy bajo costo. Es complicado sintetizar la respuesta, pero, básicamente, hay un factor que asegura la calidad de una crema –la concentración de sus ingredientes–, y además están la textura y los certificados. Eso sí, hablando de antiedad debemos tener presente que las cremas llegan hasta donde llegan, que es la epidermis. Si queremos algo más profundo, necesitamos un sérum y un tratamiento completo, y si hablamos de algo muy profundo, aparatología o la aguja”, dice la doctora. En definitiva, la barrera la pone la concentración de los principios activos, a partir de ahí, si una quiere gastar 3500 a 4500 pesos del tratamiento completo antiedad ALPHA&OMEGA, totalmente libre, sin necesidad que sea un tratamiento personalizado. Así, probar y comprobar cómo elimina las células muertas, alisa las arrugas, ilumina la tez, define los contornos y renueva la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *